Astigmatismo

El astigmatismo es un defecto visual de carácter refractivo que, si bien no es una enfermedad, suele caracterizarse por provocar síntomas muy desagradables. Puede darse el caso de que sea congénita debido a factores genéticos, tales como familiares que lo padezcan, o bien puede desarrollarse por la exposición constante a altas cantidades de luces naturales o artificiales y golpes fuertes cerca de los ojos o en la cabeza.


El astigmatismo en sí es una distorsión en la cornea, lente natural del ojo que se ubica sobre el iris y la pupila, que tiene como objeto principal dirigir la imagen a la retina, cuando la cornea está distorsionada llega la imagen a la retina y además un reflejo, por lo que es necesario hacer un esfuerzo adicional para poder identificar claramente los objetos.


Sintomas:


Los síntomas del astigmatismo pueden ser varios o presentarse solo algunos dependiendo de lo avanzado que se encuentre, los más comunes son los siguientes:

  • Visión doble o borrosa a cualquier distancia, principalmente al realizar actividades de enfoque constante por un largo período de tiempo, tales como leer o manejar, esta ultima convierte en un riesgo el hecho de manejar de noche para pacientes con grados muy altos.

  • Dolores de cabeza acompañados de cansancio en el cuello.

  • Nauseas y mareos provocados por la visión doble.

  • Fatiga o cansancio visual por el esfuerzo inconsciente de enfocar las imágenes.

Corrección:


A menudo la mejor opción para tratar el astigmatismo son los lentes oftalmicos recetados, pues además de las graduaciones adecuadas para dirigir la imagen al punto adecuado de la retina y bloquear el reflejo percibido, se colocan en la superficie de los cristales tratamientos bloqueadores de las luces, tanto naturales como artificiales, que pueden ir desde un Anti Reflejo, hasta un lente Fotosensible que se oscurece al exponerse a la radiación ultravioleta.


Los lentes de contacto no son la mejor opción en estos casos, debido a que son colocados sobre la cornea, que de hecho ya se encuentra distorsionada, y es necesario mandarlos a elaborar de acuerdo a las necesidades de cada paciente, lo cual hace ciertamente complejo el proceso.


Por último está la cirugía, pero esta no suele realizarse a menos que los grados del paciente no sean ciertamente altos, pues con el tiempo es necesario recurrir nuevamente al uso de lentes para protección de las luces y es además considerada una cirugía estética, lo que indica que no presenta cobertura de seguros médicos en la mayoría de los casos.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo